AnálisisFeaturedHardwarePerifericosReviews

Analizamos el Razer Wildcat

El Razer Wildcat es un gamepad especialmente diseñado y planteado para la competición. Se trata de un control muy ligero con un peso de tan solo 260 g, es cómodo y sobre todo personalizable ya que trae un pack de accesorios especiales.

Una vez más Razer se lleva la palma en el empaquetado. Embalajes muy cuidados y detalles en el interior, que no todos los fabricantes añaden. Como de costumbre nuestra tarjeta de agradecimiento por adquirir un producto Razer, un manual de instrucciones con una cuidadísima presentación y, como no, sus particulares pegatinas. Quizá lo que más nos sorprende cuando sacamos el gamepad de la caja es que viene con su propio estuche para poder transportarlo a cualquier parte.

Contenido de la caja: 

  • Gamepad Razer Wildcat
  • Funda de transporte
  • Adesivos verdes con acabados de goma (opcionales)
  • Fundas para Joysticks verdes con tacto de goma
  • Cable de fibra trenzada de 3 m, ligero y extraíble, con conector Micro-USB
  • Destornillador

Totalmente personalizable

Como decíamos antes, el Wildcat de Razer es un gamepad totalmente personalizable gracias a un pack adicional de extras que Razer añade en este mando. Por un lado, está pensado para hacerlo mucho más ergonómico y acabar con los molestos problemas deslizamiento y, para ello, han añadido fundas con grip a los Joysticks, así como unos vinilos con tacto de goma para las empuñaduras. En cuanto al modo de juego también podemos personalizarlo como mejor nos parezca, pudiendo reasignar individualmente los dos botones superiores frontales y los dos gatillos extraíbles, situados en la parte inferior, a cualquiera de los otros controles del gamepad. Además cuenta con un panel de control rápido con el que podremos cambiar los perfiles o los ajustes de audio y micrófono.

Llevarlo a cualquier lado

Gracias a su funda de transporte podemos llevar nuestro Wildcat a cualquier lado con total seguridad. En esta funda cabe tanto el mando como el cable, como los accesorios adicionales y lo protege de posibles golpes o ralladuras. Es una forma sencilla de transportar el Wildcat con todos sus accesorios. Eso sí, más vale que no se nos olvide el cable porque no vale ningún otro Mini USB, ya que no cabe en la ranura de conexión del mando.

 

 

Precios

A día de hoy el Razer Wildcat se puede encontrar en razerzone por 149,99€, pero si queréis ahorrar un poquito podéis conseguirlo en PC Componentes por 135€ o en Amazon por 79,14€.

Aspectos técnicos

Dimensiones

Medidas 106 mm (largo) x 156 mm (ancho) x 66 mm (alto)
Peso 260 g
Botones
Botones frontales laterales multifunción Hyperesponse 2
Gatillos extraíbles multifunción Hyperesponse 2
Botones de acción ABXY con tecnología Hyperesponse 4
Panel de control rápido  Sí
Tope de gatillo opcional para disparo rápido  Sí
Joysticks analógicos sin rotación lenta  Sí

Conexiones

Puerto de audio 3,5 mm Para salida de audio estéreo y entrada de micrófono
Cable Fibra trenzada de 3 m con conector Micro USB

Compatibilidad

Xbox One
Windows Windows 10, 8.1, 8 y 7

Precio

Precio 149,99€

Galería

 

Pros y Contras

PROS

  • Ligero y ergonómico
  • Personalizable
  • Cable  extraible
  • Incluye funda de trasporte
  • Incluye grips para Joystics y empuñaduras

CONTRAS

  • La conexión del cable USB es especial y solo vale su cable
  • Los vinilos de las empuñaduras no se quedan bien pegados

 

Conclusión

Es posible que en el momento de lanzamiento se tratase de un gamepad de elevado precio, pero no podemos olvidar que estamos adquiriendo un producto especialmente diseñado para profesionales de los eSports. Es ligero, ergonómico y muy cómodo de utilizar. El tacto de los botones, así como el de los Joystick, las posibles configuraciones adicionales y el panel de control rápido lo convierten en un gamepad de gran calidad.

Para nosotros lo que más nos ha gustado es la posición de los Joystic, el izquierdo un poco por encima del derecho, es mucho más cómodo y permite mayor precisión que los gamepad que tienen ambos joystick al mismo nivel. Sin embargo, esto va en gustos. Lo mismo nos sucede con el tema de los vinilos, lo convierten en un mando mucho más atractivo, pero en nuestro caso creemos que hay que dedicarle demasiado tiempo y – quizás contar con las herramientas adecuadas – para que queden perfectamente bien adheridos y no se formen burbujas bajo los gatillos. En nuestra opinión en negro, queda estupendamente y no creemos que sean necesarios si no nos dedicamos a jugar de forma profesional. Para usuarios que no se dediquen a la competición, donde las horas y la tensión juegan a favor y pueden llegar a convertir el mando en una pastilla de jabón, estos grips  no son más que un mero complemento de adorno, el mando es muy cómodo sin ellos.

Sí es cierto que le encontramos una pega al mando y es la conexión del cable Mini USB, al ser específica de Razer, si se nos olvida el cable o se rompe, buscar repuesto no es algo tan sencillo, ya que no podemos usar cualquier cable Mini USB. Es posible que en el momento de su lanzamiento muchos fuesen reticentes a gastarse tanto en un gamepad para la Xbox o para el PC, pero lo cierto es que ahora que lo podemos encontrar por 79 €, nos parece un mando muy completo y de gran calidad a un precio más que razonable.

Usabilidad - 9
Funcionalidad - 9
Calidad materiales - 8.5
Diseño - 8.5
Tamaño y peso - 9
Calidad-Precio - 6
Personalización - 8

8.3

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Isis Vecino

Periodista y ahora especialmente volcada en gaming y tecnología ¡Por fin!

Artículos relacionados