Javier

Historiador y aficionado a los videojuegos, ¿existe algo más pedante?