AnálisisFeaturedVideojuegos

CADENCE OF HYRULE – EL ZELDA MÁS RÍTMICO

Hoy os hablaremos de este curioso juego, que supone el primer Crossover entre un juego indie y un triple A de Nintendo de la historia: Cadence of Hyrule.

Es una mezcla (oficial) de la famosa saga Legend of Zelda con el indie de género musical Crypt of the Necrodancer, pero la gran duda es, ¿qué tiene del uno y del otro?

¿CÓMO ES CRYPT OF THE NECRODANCER?

Como sabréis, Necrodancer consiste en una serie de mazmorras aleatorias (que van cambiando cada vez que entramos en ellas), en las que debemos avanzar nivel tras nivel derrotando a innumerables enemigos hasta derrotar, si somos capaces, al jefe final de cada fase.

Crypt of the Necrodancer

Lo interesante es que esto debemos hacerlo moviéndonos y atacando al ritmo de la melodía del juego, bien marcada y atrayente, ya que si no seguimos el ritmo, perdemos el combo que nos da un jugoso bonificador al oro ganado al derrotar enemigos.

Además, cuando nos derrotan, regresamos al inicio, a la «sala de espera» desde que podremos usar los diamantes que hayamos obtenido en cada descenso a la mazmorra para aumentar nuestra vida máxima, desbloquear nuevas armas o empezar de nuevo la fase que deseemos entre otras cosas. Un poco como el Binding of Isaac.

¿ES UN NECRODANCER CON SKIN DEL ZELDA?

En absoluto. Más bien, diríamos que es un Zelda con ritmo. En lugar de estar en una mazmorra, avanzaremos por un mapa a la vieja usanza, con zonas rectangulares conectadas entre sí. Tendremos nuestro menú de mapa y objetos, podremos equiparnos distintas armas y avanzaremos sin tener que seguir el ritmo…

…Hasta que aparezcan los enemigos, en cuyo caso, a mejor ritmo, mejor recompensa en rupias y diamantes.

¿QUÉ HA HEREDADO DEL ZELDA?

Muchas cosas. Los gráficos, a los personajes (podremos manejar a Link o Zelda), los enemigos (bokoblins, chuchus e incluso Cucos)… La BSO es una genial mezcla entre la melodía del Zelda y la del Necrodancer, teniendo partes completamente identificables de cada una pero quedando perfectamente integradas entre sí.

También tendremos las famosas Piedras Sheikah, que abrirán algunas puertas bloqueadas y nos permitirán teletransportarnos a una de ellas cuando seamos derrotados.

No faltarán las mazmorras, claro está, o esto no sería un Zelda, ni tampoco los jefazos finales, adaptados eso sí al mundo musical. Gohma será ahora Gohmaracas, por poner un ejemplo.

Las monedas serán rupias ahora, podremos comprar pociones, y nos dará la sensación constante de estar jugando a un Zelda clásico, como el Zelda A Link to the Past o los Oracle, continuamente.

Cuando no hay enemigos, realmente, el juego  tiene puzzles y acertijos como cualquier buen Zelda, y podemos tomarnos nuestro tiempo fuera de ritmo para resolverlos.

Ah, y también veremos a viejos conocidos de la saga, pero eso dejaré que lo descubráis vosotros mismos.

¿Y QUÉ HA HEREDADO DEL NECRODANCER?

Lo primero y más obvio, el sistema musical. También los diamantes, y el comprar ítem de mejora cuando morimos, antes de reaparecer en el mapa.

Los enemigos, aunque propios del Zelda, se comportan como muchos de los ya conocidos en Necrodancer, lo que hará que los jugadores del indie se adapten rápidamente a este.

También tendremos la opción de excavar con nuestra pala en ciertos lugares.

Por supuesto, contaremos con Cadence, protagonista del Necrodancer (su nombre significa Cadencia, es decir, ritmo, de ahí el juego de palabras del título). Ella será utilizable en el tutorial, y además irá ayudando a Link o Zelda a lo largo de la aventura.

UNA IMPORTANTE MEJORA

Los gráficos han dado un cambio considerable, al ser menos pixelados y más detallados. El movimiento es ahora muchísimo más fluido, y se ha eliminado la iluminación de las losetas para indicar el combo de ritmo (a veces resultaba muy mareante). Ahora, ese indicador es el corazón (la pieza de trifuerza en este caso) que marcaba el ritmo.

La curva de aprendizaje es más suave, con una amable hada que nos enseñará a manejarnos. No tendremos muertes tan constantes e inmediatas ya que al fin y al cabo, la exploración también es importante.

Las piedras Sheikah hacen que nuestro avance sea muy agradable, por permitirnos regresar a los puntos que deseemos. Aun así no podremos bajar la guardia, no será un simple paseo.

CONCLUSIÓN

Un juegazo que me ha sorprendido muy, muy gratamente, a pesar de que ya iba con las expectativas altas. Le da a Necrodancer lo que necesitaba para ser aún más perfecto, le da a la saga Zelda un nuevo ritmo que es un soplo de aire fresco.

¿Puntos negativos? Quizá se haga muy sencillo para los jugadores de Necrodancer, acostumbrados a la dificultad infernal de alguna de sus pantallas. Unas 10 horas de juego. Muy recomendado, y por solo $25 USD.

Etiquetas

Artículos relacionados