AnálisisFeaturedVideojuegos

Immortals Fenyx Rising, cuánto se parece a Zelda Breath of the Wild

Immortals: Fenyx Rising es un título que salió este mismo año, y que al fin ha llegado a nuestras Nintendo Switch, tras pasar por PS4, Xbox ONE, Stadia o PC. Muchos han hecho una observación casi inevitable: es el Breath of the Wild de la antigua Grecia. Algunos incluso bromeaban: sirve como sucesor del antiguo juego de Hércules para PS1. ¿Qué tienen de cierto estas comparaciones?

¿Tanto se parece Immortals: Fenyx Rising a Breath of the Wild?

Bueno, lo primero que veremos del juego es que está basado en la Antigua Grecia, así que al menos, en lo referente a la ambientación, no se parece en absoluto. Bokoblins y moblins son sustituidos por espectros de héroes caídos, grifos, gorgonas y cíclopes.

Trata sobre un mundo a punto de ser arrasado por Tifón, un terrible titán que ha sido capaz de destruir a casi todos los dioses del panteón griego.

Después de la escena de introducción tendremos a dos dioses, Zeus y Prometeo, narrando la historia de Fenyx, un joven que siempre ha vivido a la sombra de su heroico hermano. El protagonista sufre un naufragio, y al despertar, ve que todos los tripulantes, incluyendo a su hermano, han quedado petrificados. Este joven, según asegura Prometeo, es la única esperanza de los dioses para derrotar al terrible titán Tifón, que ha acabado con prácticamente todo el panteón olímpico. En ese sentido, tampoco hay mucha relación con la saga Zelda.

Podremos personalizar el aspecto y sexo de nuestro protagonista, aunque siempre se llamará Fenyx, y más adelante podremos cambiarle la apariencia en cualquier momento. Otra diferencia más.

Quizá sí podríamos compararlos en cuanto a un enorme mundo para ser explorado, lleno de ingredientes que podemos reunir para fabricar pociones y de pruebas y puzzles que completar, aunque es algo genérico como para decir que es copiado al Zelda.

¿Y la narrativa?

Como comentábamos antes, la historia del juego es la narración que Prometeo le va haciendo a Zeus. Sin embargo, la conversación entre ellos está continuamente plagada de bromas, chascarrillos y comentarios, como lo haríamos cualquiera de nosotros al tener una charla con un amigo. Esto aporta un gran punto de humor al juego que nos sacará una buena carcajada en más de una ocasión.

Además, añaden datos curiosos sobre la mitología griega, ya que al fin y al cabo, Fenyx irá explorándola y conociendo a sus dioses y criaturas. Por lo tanto, tiene un tono humorístico constante, y una narrativa que continuamente rompe la cuarta pared (es decir, que interactúa con el propio espectador). En esto, desde luego, Immortals: Fenyx Rising tampoco se asemeja a BotW.

Estas mecánicas ya las he visto antes…

Bueno, vale, es cierto que algunas de las mecánicas y puzzles sí nos recuerdan al título de Nintendo.

En primer lugar, las alas de Dédalo. Serán una de nuestras principales herramientas, como sucede con el Paravela. Sin embargo, Link no es el único que surca los cielos con su planeador: también en Genshin Impact  (del cual hicimos recientemente una review) usamos unas alas mecánicas para movernos con libertad por el mapeado. En los tres casos, hay que tener cuidado con la barra de resistencia cuando volemos o trepemos por laderas rocosas.

También tendremos nuestras monturas. Podremos acercarnos sigilosamente a ciertas bestias salvajes, para tratar de domarlas y usarlas para cabalgar con la melena al viento. Además, la forma de usar a nuestras monturas es muy cómoda: una vez domada, quedará registrada en nuestro inventario, por lo que podremos seleccionarla y llamarla en cualquier momento. Si la dañan no pasa nada, desaparecerá hasta que volvamos a llamarla.

Además, el sistema de combate parece una versión muy simplificada de lo que vimos en Assassin’s Creed: Oddysey. Parece que Immortals: Fenyx Rising es un popurrí de todos estos detalles vistos previamente.

Puzzles, grietas y herramientas

Otra de las herramientas en Immortals: Fenyx Rising es la Fuerza de Hércules. Algo que, con leves diferencias, funcionará de forma parecida al imán de BotW. Nos permitirá atraer y mover cualquier objeto, lanzarlo contra los enemigos y usarlo en los puzzles. Como detalle: lanzar rocas a los enemigos es una táctica absurdamente simple y eficaz que te evitará más de un quebradero de cabeza.

En lugar de templos, tendremos grietas al tártaro. Nos llevarán a pruebas, que pueden variar desde la superación de puzzles, hasta el enfrentamiento de enemigos poderosos. El problema es que las piezas de armadura apenas añaden habilidades pasivas que tampoco influirán en exceso, por lo que abrir cofres tampoco será el mayor incentivo.

Por suerte, en el mapa general no hay únicamente grietas, sino que hay diversas pruebas variadas que nos permitirán conseguir objetos de mejora variados, como las pruebas de velocidad, las constelaciones o las liras.

Por último, tendremos logros y retos diarios y semanales, que nos darán recompensas con las que obtener mejoras. Esto nos deja un juego bastante completo en todos los aspectos.

Definitivamente, no se parece tanto al Zelda

Así es. Salvo en ciertas mecánicas puntuales, no hay más parecido ni en historia, ni en ritmo, ni en narrativa. Immortals: Fenyx Rising tiene su propia personalidad. La evolución del héroe puede parecer clásica: parte de un héroe cómicamente patético, un «don nadie» que tiene que llegar a lo más alto (o tendríamos que decir «de cero a héroe»?), y que se comporta como alguien que necesita un hervor pero que al final, logrará ganar en poder y carisma.

Sin embargo, aunque la historia sea normalita, el cómo nos la cuentan hace que Immortals: Fenyx Rising sea único. Así que aclarado esto, vamos a analizar sus apartados con un poco más de profundidad.

Gráficos

Aunque su calidad depende en parte de la plataforma en la que juguemos (es absurdo hacer comparativas porque ya sabemos cuál es la potencia de cada una), estamos hablando de un juego muy notable en este aspecto, aunque con varios detalles quizá no tan positivos.

Tiene unos gigantescos y bellos escenarios, con mucha profundidad y en los que el popping de objetos es suave y casi imperceptible. Incluso en switch, no se le notan bajadas de fps. Los cambios de luz son naturales y agradables, haciendo que veamos cómodamente incluso en sitios con iluminación tenue. La pena es que no hay una gran cantidad de enemigos.

Es un juego de aspecto cartoon semi realista. Esto provoca que ciertas expresiones de los personajes, sobre todo en los momentos cómicos, queden quizá demasiado exageradas e irreales, se ven… extrañas. Quizá, con un estilo anime o cell shading, esas expresiones exageradas hubieran encajado algo mejor.

Sonido

La banda sonora, compuesta por Gareth Coker, cuyas composiciones conocimos en los dos Ori, quizá no tenga melodías tan marcadamente recordables como las de otras sagas, pero si aporta un gran punto épico a nuestra aventura, cambiando según la situación y acompañándonos de forma perfecta.

Además, el sonido de este juego viene con un importante detalle que, para nuestro gusto, le da muchos puntos: está completamente doblado al español.

Gracias a eso, los chistes y chascarrillos son mucho más comprensibles, lo cual se agradece, ya que como hemos mencionado, el humor es una constante en el juego, y no sería lo mismo sin él. Hoy día, por desgracia, aún hay pocos juegos con doblaje completo al castellano. Por eso, Immortals: Fenyx Rising se merece nuestro aplauso.

Jugabilidad

Cierto es que, dado que estábamos comparándolo con una obra maestra del calibre de BotW, las mecánicas no están tan pulidas como en este, pero aun así están cuidadas. De nuevo, tiene sus puntos buenos y malos.

Por ejemplo, a la hora de cabalgar, la montura es infinitamente más manejable direccionalmente que los caballos en BotW. En cambio como contrapartida, no podremos hacer que la montura salte, ya que el botón de salto nos hace desmontar.

La mecánica de trepar es algo más brusca y menos fluida, y a veces se queda pillado en ciertos bordes unos instantes. En cambio, la de nadar nos permite incluso sumergirnos para buscar tesoros mientras buceamos. Un acierto.

Pero, de todas las mecánicas, nos quedamos con una que nos ha encantado: la vista de lince. Cuando nos situemos en algún lugar con buenas vistas, podemos otear el paisaje para encontrar y marcar en el mapa pruebas heroicas, grietas, tesoros, ambrosías… y eso hará que nos resulte muchísimo más fácil y cómodo ir luego en su busca. Un detalle que se agradece, y mucho. Naturalmente, podemos prescindir de ello si nos gusta buscar a la antigua usanza.

Lo más negativo quizá sea que la mecánica de combates es un poco simple, y sumado a la escasa cantidad de enemigos, hará que matarlos se vuelva casi rutinario. Esto pasa también con los jefes, que tienen un repertorio de ataques bastante limitado.

Atracción

Desde que el juego comienza, ya empieza a picar nuestra curiosidad. Tiene un buen equilibrio entre darnos libertad y marcarnos poco a poco los objetivos, que podemos elegir seguir o dejar para más tarde. La multitud de pruebas que podemos descubrir y cumplir para ir mejorando nuestro equipamiento nos mantendrá siempre ocupados, y cuando nos cansemos de hacerlas, siempre podemos explorar por nuestra cuenta.

Puede que algunos puzzles sean lo suficientemente difíciles como para parecernos un verdadero reto, pero sin llegar a desesperarnos. Además, si se pone cuesta arriba, tenemos la opción de bajar el nivel de dificultad en cualquier momento.

Esto, sumado a la comodidad de poder hacer viajes rápidos, de contar con nuestras monturas y de encontrar las ubicaciones en el mapa con nuestra vista de lince, garantiza que estaremos enganchados durante un buen puñado de horas, sin pasarse. Es como si el mundo fuera muy grande pero sin ser excesivo, en el punto justo como para que nos enganche, sin llegar a aburrirnos.

Conclusión

Aunque la historia principal se pueda hacer un poco corta (unas 20 horas), podemos dedicarle todo el tiempo que deseemos explorando. Gracias a su forma de introducirnos en la historia, dando libertad pero yendo al grano, eliminando detalles secundarios, hará que estemos entretenidos y soltando más de una carcajada de principio a fin.

Por último, aquí tienes el tráiler, para que puedas terminar de decidir si le das la oportunidad. Nosotros, lo tenemos claro.

Por cierto, ¿sabías que hay una skin exclusiva para los usuarios de Amazon Prime? Te explicamos cómo conseguirla en este post de nuestra página en Facebook.

Immortal: Fenyx Rising

Gráficos - 8.5
Sonido - 9.5
Jugabilidad - 7.5
Atracción - 9

8.6

Humor y exploración en esta gran apuesta de Ubisoft

Un juego que nos mantendrá atrapados de principio a fin, y que logrará sacarnos continuamente una buena carcajada. Tiene una narrativa única, y un "mucho" sin llegar al "demasiado".

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *