Guías y TrucosVideojuegos

La Meseta de los Albores: Guía paso a paso

Antes de comenzar con esta guía queremos dejar claro que habrá spoilers, dado que no podemos hacer una guía sin desvelar los secretos de este juego. Para los que aún quieran continuar con este artículo vamos a explorar la primera zona de Zelda Breath of the Wild.

Cuando salimos del Santuario de la Vida y disfrutamos de la cinemática hay una pequeña parte que nos deja algo inquietos. Sí, hablamos de esa misteriosa figura con capa oscura que aparece fugazmente. No vamos a adelantar acontecimientos, pero ese será nuestro primer encuentro con un personaje con el que vamos a tener cierta relación durante estos primeros pasos del juego.

Ahora bien, ¿qué podemos hacer ahora? Tenemos toda la Meseta de los Albores para investigar, pero también nos han asignado una misión principal: dirigirnos al punto brillante que aparece en el mapa.

Os recomendamos que vayáis recolectando todo lo que encontréis en el camino (setas de Hyrule, manzanas, hierva de Hyrule, lagartos raudos, mariposas ígneas…) porque nos vendrán muy bien para recuperar vida.

Capturar lagartos, ranas o insectos

Recolectar es sencillo, basta con acercarnos al ingrediente y pulsar A. En el caso de los insectos, lagartos o ranas, como se mueven hay que entrar en modo sigilo, para ello basta con pulsar el joystick izquierdo y acercarnos a ellos sin ser percibidos. En cuanto salga el icono del botón A lo pulsamos y conseguimos capturar uno de estos escurridizos “ingredientes”.

Volver a consejos

Cómo capturar un lagarto Meseta de los Albores

Bajamos por la rampa y lo primero que encontramos es una figura encapuchada sentada cerca de una hoguera. Si nos acercamos y cogemos la manzana asada que está tirada en el suelo, el anciano comenzará a hablar con nosotros. Tras explicarnos dónde nos encontramos y hacer una breve visual de un antiguo Templo que a muchos les sonará, podemos proseguir con nuestro camino.

Viejo con capa Meseta de los AlboresUn poco más adelante encontraremos un hacha en un tronco, es bueno coger este tipo de armas. Hasta el momento, lo único que hemos encontrado son ramas de árboles que no hacen  demasiado daño y un poco más adelante nos vamos a encontrar con nuestro primer enemigo: un Bokoblin rojo.

Talar Árboles

Las hachas también sirven para conseguir Montones de leña. Para conseguir estos objetos tan solo tenemos que aproximarnos a un árbol y atacarle, de modo que el tronco caerá al suelo. Una vez esté en el suelo, volvemos a atacarlo y aparecerá un Montón de leña (en ocasiones aparecerán dos).

Volver a consejos

Hacha Meseta de los AlboresCuando nos encontremos con el Bokoblin rojo, deberemos atacarlo, es posible que nos cueste un poco acabar con él, pero no es complicado. En cuanto lo eliminemos dejará caer aquel objeto con el que vaya armado y unos cuantos restos de este tipo de enemigos como colmillos y cuernos. Nuestro consejo es que recojáis siempre todo lo que podáis, dado que en lo que se refiere a ingredientes y partes de monstruos no hay límite en la alforja o, al menos, nosotros no hemos llegado al límite.

Bokoblin rojo Meseta de los Albores

Si continuamos por el sendero, bajando, llegaremos a una zona donde podremos ver una fuente de piedra y dos grandes rocas situadas sobre un precipicio. Para cumplir esta primera misión debemos dirigirnos en dirección a las rocas. Nosotros nos vamos a centrar en realizar esta primera misión sin salirnos demasiado del camino y sin explorar más alternativas, pero lo cierto es que podemos explorar todo antes de llegar al punto luminoso marcado en mapa, así como llegar a él por otros caminos, pero dado que vamos equipados con un Hacha de leñador bastante simple y con unas cuantas ramitas de árbol, no es muy conveniente ir a lo loco y encontrarnos con otros enemigos, que ahora mismo no seremos capaces de vencer.

Una vez lleguemos a este emplazamiento, si nos acercamos a las dos rocas y miramos hacia abajo, veremos un asentamiento con dos Bokoblins rojos que están sentados matando el tiempo. En esta ocasión, no es necesario enfrentarse a ellos si no queremos, basta con empujar las piedras para que rueden por la pendiente y les caigan encima. Luego, solo tenemos que limitarnos a bajar y recoger las partes de enemigos que hayan quedado dispersas. Así como un par de Porras Boko, arma predilecta de estas criaturas.

Desde el asentamiento de estos dos Bokoblins tendremos que dirigirnos un poco a la derecha. Pasaremos cerca de unas escaleras en ruinas y al fondo, veremos una pequeña montaña con una especie de mástil en la cima.

Torre oculta Meseta de los Albores

A los pies de esta pequeña montaña, veremos una zona de agua donde podemos capturar alguna Rana Rauda y también un Bokoblin rojo, esta vez algo mejor equipado que los demás (Espada del Viajero y Escudo boko). El truco está en golpearle sin dejarle reaccionar. Cuando lo eliminemos dejará caer sus armas y podremos cogerlas. Ya solo queda acceder al interior de la gruta que hay en la pequeña montaña y encontraremos un lector de Piedra Sheikah que podremos examinar.

Torre de la Meseta

Torre de la Meseta de los Albores

Tras la cinemática en la que podemos ver cómo se levantan por todo Hyrule varias torres – en total hay 15  – nos encontraremos en lo alto de la Torre de la Meseta, donde la Piedra Sheikah se actualizará y podremos ver la primera parte del mapa con todo lujo de detalles. Esto tendremos que hacerlo con las demás torres para terminar de desbloquear el mapa completo, pero podemos ir abriendo con zonas, no hay prisa por abrir todo el mapa de golpe.

Tras escuchar de nuevo la voz que nos despertó y escuchar lo que nos cuenta, nos toca bajar de la Torre, ojo que una caída desde esa altura significa que nos matamos. Así que lo mejor es bajar el primer tramo escalando hasta llegar a la primera plataforma y luego, si queremos ir un poco más rápido, ir saltando de plataforma en plataforma con un poquito de cuidado.

De plataforma en plataforma Torre Meseta de los Albores

Una vez llegamos al suelo vamos a volver a encontrarnos con el Anciano encapuchado, pero en esta ocasión viene con una especie de parapente de tela. Tendremos una conversación con él, en la que podemos contestar lo que nos parezca mejor, porque todas las respuestas llevan a Roma, en este caso a emprender la aventura por las tierras de Hyrule.  Cuando nos muestra dónde se encuentra – o más bien a qué altura – la Meseta de los Albores, en seguida caemos en la cuenta de que precipitarnos al vacío no es una opción, así que, por primera vez escucharemos hablar de la Paravela.

¿Cómo consigo la Paravela?

Aquí comienza nuestra encrucijada para conseguir uno de los objetos más útiles de esta aventura. La Paravela, como ya habréis deducido, es ese objeto similar a un parapente con el que hemos visto, hace un momento, al Viejo encapuchado. De hecho, nos ofrece su Paravela si a cambio le conseguimos un tesoro oculto y, acto seguido, se nos activa la misión principal Más allá de la Meseta. Luego, si queremos bajar de aquí, nos va a tocar trabajar para este hombre. Nos señalará una especie de montículo iluminado y nos indicará que  se trata de un Santuario y que esos lugares ocultan tesoros, así que nos toca llegar hasta allí.

Conseguir la Paravela Meseta de los Albores

A la que pasamos por la zona del lago – ese que podemos ver en la imagen – podemos recoger algunas Piezas de Guardianes. Los Guardianes son esa especie de máquinas oxidadas que están medio sumergidas. En la imagen de arriba se ve uno cerca de las columnas de la izquierda e, incluso, pescar algunos peces. De hecho, os recomendamos que al menos consigáis una Lubina de Hyrule porque nos servirá para utilizarla más adelante. A continuación os vamos a dejar dos notas en las que encontraréis la información necesaria para pesar y para correr.

Pescar

para poder capturar un pez hay que lanzarse al agua, siempre teniendo en cuenta que si gastamos todo el vigor (el círculo verde que aparece en la pantalla) nos ahogaremos. La idea es perseguir a algún pez hacia la orilla o contra una roca para acorralarlo y cuando nos acerquemos lo suficiente aparecerá el cartel de coger con el botón A.

Volver a consejos

Correr

 podemos alcanzar el montículo iluminado corriendo. Para correr basta pulsar B. Tened en cuenta que cuando se acabe el Vigor, Link bajará el ritmo.

Volver a consejos

Cuando nos acerquemos a la estructura iluminada aparecerán unas letras que nos mostrarán dónde nos encontramos. Se trata del Santuario de Maonu.

Cómo hay demasiadas cosas que hacer en esta Meseta de los Albores, los Santuarios que nos vayamos encontrando los vamos a tratar aparte,  de esta forma, será más sencillo y cómodo para acceder a cada prueba en particular. A continuación, os dejamos el enlace para que podáis superar el Santuario de Maonu completo y en este artículo retomamos la guía tras haber superado este Santuario.

Cofres junto al nombre de los Santuarios, ¿qué significan?

Veremos que tras pasar por el Santuario de Maonu ha parecido un cofre junto al nombre, esto significa que hemos cogido el contenido de todos los cofres que albergaba este Santuario. En caso de que no aparezca el icono del cofre, evidentemente, es que nos falta algún cofre por descubrir o hemos decidido pasar de coger algún contenido.

Volver a consejos

Una vez hayamos superado esta prueba y hayamos conseguido el Primer Símbolo de Valía, volveremos a encontrarnos con el Anciano encapuchado y, como no podía ser de otra manera, averiguaremos que no nos dará la Paravela tan fácilmente. Sin embargo, nos va a dar un consejo: subir a un lugar elevado para buscar los tres santuarios que nos queda. Ahora, nos toca regresar a la Torre de la Meseta para ver si logramos encontrar otros Santuarios parecidos al de Maonu. Sin embargo, esta vez no tendremos que desplazarnos andando hasta la Torre y subirla, basta con teletransportarnos.

Teletrasnporte

Para teletransportarnos de un lugar a otro basta con acceder al mapa (-), llevar el cursor hasta el símbolo de la torre y pulsar A para teletransportarnos.

Volver a consejos

“Si antes de teletransportaros queréis explorar un poquito la zona, ahora que tenemos el módulo magnético que podemos usar para sacar cosas de las profundidades del agua… Por ejemplo, en el lago que hay junto al Santuario de Maonu hay dos cofre sumergidos (uno contiene un ámbar y el otro un ópalo). Los podemos sacar tirando de ellos hacia la superficie y dejándolos en la tierra. Además, con las rocas metálicas que hay cerca del Santuario también podemos conseguir más piezas de guardianes.
Meseta de los Albores, más piezas de los guardianes sumergidos

Más piezas de Guardianes: Normalmente los guardianes oxidados, si los examinamos suelen darnos una pieza ancestral (engranajes, ejes, tornillos…), pero hay un truco para aquellos guardianes oxidados que se encuentran medio sumergidos en agua (ojo, solo vale para los medio sumergidos, esto no va a funcionar ni con los que están en tierra, ni con los que solo tienen la cabecita fuera del agua), nos den más piezas. Debemos coger algo metálico con el Módulo Imán y empujarlos con ello para conseguir volcarlos. Debajo encontraremos más piezas.

Volver a trucos

Tenemos dos cofres más en una improvisada plataforma en mitad de una ciénaga de barro. Uno contiene 5 flechas de fuego y el otro 5 flechas de hielo. Para conseguirlas tan solo tendremos que sacar del pequeño lago junto al Santuario de Maonu una especie de placa metálica que hay junto a uno de los cofres sumergidos. Evidentemente tendremos que usar el Módulo Imán para sacarla del agua y recorrer la orilla derecha de la ciénaga hasta llegar a un saliente de tierra, muy cerca de la plataforma con los dos cofres. Ponemos la placametálica entre el saliente de tierra y la plataforma para formar un puente por el que subir hasta la plataforma. Cuidado porque si nos caemos, nos tragará la ciénaga.

Bueno ya hemos explorado un poco por esta zona cercana al Santuario de Maonu así que podemos continuar por donde lo dejamos, pero si queréis seguir seguro que hay un montón de ingredientes que podéis conseguir dando una vuelta por la zona. Para los que queráis conseguir la Paravela podemos teletransportarnos a la Torre de la Meseta. Allí nos volveremos a encontrar con el Viejo encapuchado y si hablamos con él nos enseñará a utilizar el catalejo.

Encuentra los tres Santuarios

Activamos la opción del catalejo y ahora nos toca encontrar los tres Santuarios de los que nos hablaba el Anciano encapuchado. El primero es sencillo, nada más abrir el catalejo justo mirando al frente desde donde estamos, lo veremos.

El segundo está a la izquierda de la torre que vemos junto a este primer Santuario. No debemos bajar mucho la lente, solo trasladarla hacia la izquierda  y pasar por el campanario del Templo, un poco más a la izquierda veremos el Santuario aislado en un saliente de roca.

El último está aún más a la izquierda, para verlo tendremos que ponerlos al lado izquierdo del Anciano encapuchado y mirar con el catalejo a la Torre que hay justo frente a nosotros. Si bajamos en línea recta veremos el último Santuario entre unas ruinas.

 

Meseta de los Albores todos los SantuariosUna vez que hayamos encontrado los tres Santuarios que nos faltaban, nos va a tocar llegar hasta ellos y superar sus respectivas pruebas.

¿Quién es el Anciano encapuchado?: recibimos la paravela

Tras superar todos los Santuarios que hay en la Meseta de los Albores, aparece el Anciano encapuchado que promete contarnos todo si acudimos al “lugar donde confluyen los cuatro santuarios”. La pista no tiene demasiada complicación, si nos fijamos en el mapa los Santuarios parecen formar un cuadrado, de forma que si trazamos una cruz con un Santuario en cada uno de los extremos de los brazos de esta, el punto central es…. El Templo del Tiempo. Ahí nos tocará dirigirnos para que el Anciano encapuchado, que ha desaparecido misteriosamente, nos cuente toda la verdad.

Para llegar allí, lo más rápido es teletransportarnos al Santuario de la Vida y bajar por el camino hasta el Templo del Tiempo. Es posible que, si subimos por las escaleras, encontremos algunos Bokoblins rojos, pero generalmente están solos y son fáciles de eliminar.

Dentro del Templo hay una efigie de la Diosa en la que debemos rezar para intercambiar los símbolos de valía por más corazones o vigor. Tendremos que elegir uno de los dos y cuando nos haya otorgado el que sea, volverá a aparecer el Anciano encapuchado en lo alto del tejado del Templo.

Meseta de los ALbores Templo del Tiempo

Ahora tendremos que subir y la forma más rápida de hacerlo es dirigirnos a la puerta y subir por el lateral derecho de esta, hasta una plataforma.

Meseta de los ALbores Templo del Tiempo

Descansamos en ella y seguimos subiendo por el mismo sitio hasta alcanzar el nivel superior.

Meseta de los ALbores Templo del Tiempo

Ahora tendremos que salir al exterior por los arcos que quedan a la derecha y veremos el tejado medio derruido. Habrá que subir por él hasta alcanzar la zona de tejas y luego dirigirnos al campanario. Meseta de los ALbores Templo del Tiempo

Si subimos hasta la ventana de la que salen unas maderas, encontraremos al Anciano en su interior.

Meseta de los ALbores Templo del Tiempo

Finalmente, tras conocer toda la verdad de lo que sucedió hace 100 años, el Anciano encapuchado, que ha resultado ser el Rey Roham, nos encomendará una misión: acabar con Ganon y para cumplirla primero tendremos que hablar con Impa en la Aldea Kakariko. Además, nos regalará su Paravela. Una vez el Rey Roham haya desaparecido, la misión Más Allá de la Meseta aparecerá como Completada y se activarán dos nuevas misiones: Habla con Impa y Derrota a Ganon.

Ahora, podemos continuar con las misiones principales o explorar primero esta zona y luego continuar. Nosotros vamos a buscar todos los cofres y Kologs que haya en esta zona y muy pronto subiremos dos nuevos artículos con todos los que hayamos encontrado en la Meseta de los Albores.

  Volver a la Guía

Etiquetas

Isis Vecino

Periodista y ahora especialmente volcada en gaming y tecnología ¡Por fin!

Artículos relacionados