Guías y TrucosVideojuegos

Santuario de Gaddai, el reto de la inmovilidad : Guía paso a paso

Aunque podemos hacer los Santuarios en el orden que prefiramos, nosotros os aconsejamos que primero vayáis al Santuario de Gaddai. Este santuario es el que se localiza en la marca azul de la imagen que encontraréis más abajo. Antes de continuar con la guía y, como de costumbre, debemos avisar sobre los spoilers, dado que no podemos hacer una guía sin desvelar los secretos de este juego.

Para llegar más rápidamente desde la Torre de la Meseta donde nos encontramos, tan solo tenemos que teletrasnportarnos al Santuario de la Vida, justo en el centro de la Meseta de los Albores. Eso es el tercer icono resaltado en azul claro.

Debemos salir al exterior y bajar por el camino. Volveremos a ver al Anciano encapuchado pero no es necesario que nos paremos a hablar con él porque no nos contará nada nuevo. A la altura del tocón donde encontramos el hacha y, hacia la derecha, podemos ver el templo derruido y un lago a sus pies. Si rodeamos este lago y subimos cerca de la barandilla de las escaleras del templo nos será más fácil llegar a la zona cercana al Santuario de Gaddai. Ahora hay que dirigirse hacia la parte de atrás del templo.

Camino Santuario Gaddai

Desde esta imagen, tomada desde la parte trasera del Templo del Tiempo, podemos ver arroba a la derecha el Santuario y entre los dos árboles de la izquierda una pequeña edificación, como una cabaña. En ella conseguiremos la Casaca Forrada cuando hayamos terminado este Santuario.

Ahora debemos dirigirnos hacia la cabaña, así que descendemos el terraplén y llegamos a la pradera. En seguida veremos la edificación y una pequeña hoguera junto a ella. Nos dirigimos hacia esa hoguera, que es la parte delantera de la cabaña, y continuamos hasta el bosque que tiene justo delante. Veremos en él al Anciano encapuchado talando un árbol.

Decidáis o no hablar con él, tendremos que acercarnos a cualquiera de los dos árboles más gordos situados cerca del precipicio, talamos uno de los dos hasta que el tronco caiga formando un puente. Ya podemos pasar al otro lado, eso sí, cuidado porque hay dos Bokoblins rojos.

Santuario de Gaddai Puente

Una vez eliminemos a los dos Bokoblins que nos esperan al otro lado, tendremos que subir por la pared de roca hasta el Santuario, que se encuentra en un saliente de la montaña. Como tenemos poco vigor, ya que solo tenemos un círculo, tendremos que ir buscando los salientes para descansar y recuperarnos un poco. Comenzamos nuestro ascenso subiendo al primer saliente de la roca, que aparece en la imagen de más abajo.

Para que no tengáis ningún problema para subir, ni os quedéis sin vigor, vamos a ir marcando el camino más sencillo para el ascenso. Según subamos al primer saliente, que podemos ver en la foto superior, debemos subir al siguiente situado a la izquierda.

Ascenso al Santuario de Gaddai

El siguiente saliente al que debemos llegar también se encuentra a la izquierda y, si subimos desde el borde izquierdo de la plataforma donde nos encontramos, ahorraremos vigor. Además, podremos coger una seta rauda. Descansamos en este nuevo saliente y cuando estemos repuestos ponemos rumbo a nuestro derecha.

En esta ocasión el próximo saliente está a la derecha de la plataforma donde nos encontramos. La de la imagen superior. Desde el borde derecho de este saliente subimos en línea recta y nos desplazamos hacia la derecha. Podremos recoger otra seta rauda antes de llegar a la siguiente plataforma.

Subida al Santuario de Gaddai

Una vez más debemos desplazarnos al borde derecho de la plataforma en la que nos encontramos y hacer una ascensión, esta vez algo más larga que las demás en línea recta. Encontraremos, antes de llegar, dos setas raudas, y alcanzaremos el quinto saliente donde podremos descansar. Subida al Santuario de Gaddai

De nuevo nos acercamos al borde derecho, aunque podríamos ir por la izquierda hasta un saliente que hay más allá, os recomendamos que vayáis por este camino porque podéis quedaros sin vigor y caer al vacío y ya estamos a una considerable altura.

Ascenso al Santuario de Gaddai

Desde la sexta plataforma ya solo nos queda el último ascenso, en línea recta, y veremos el Santuario desde la pared que estamos escalando.

Ascenso al Santuario de Gaddai

Santuario de Gaddai

Una vez hayamos alcanzado el Santuario podremos ver, de nuevo, que antes de poder iniciar su prueba debemso acercarnos al lector de la Piedra Sheikah que se encuentra a la derecha de la imagen inferior. En este lector se nos otorgará un módulo más de la piedra que se utiliza para paralizar objetos.
Santuario de Gaddai Reto inmovilidad

Una vez hayamos conseguido el Módulo Paralizador de la Piedra Sheikah, tendremos que enfrentarnos al reto que plantea este Santuario. En realidad no es demasiado complicado. Utilizamos el nuevo módulo adquirido para acercarnos a la plataforma que está girando constantemente y posamos la cruz de este módulo sobre el engranaje de la derecha que se ilumina en amarillo. Al pulsar se bloquea, así que hay que esperar a que la plataforma esté alineada formando un puente para poder pasar.

No podemos perder mucho tiempo porque la parálisis dura poco tiempo así que, aquí utilizar la opción de correr puede ser bastante recomendable.

Pasamos, sin entretenernos, por la plataforma que acabamos de paralizar y llegamos al otro lado. Veremos a nuestra derecha una rampa por la que desciende una gigantesca bola de piedra cada cierto tiempo. Hay dos opciones para pasar por este camino: o acercarnos lo suficiente y, en cuanto que la bola caiga por el precipicio, subimos la rampa corriendo antes de que caiga la siguiente; o bien, esperamos a ver caer la bola al fondo del camino y la paralizamos y subimos tranquilamente.  Santuario de Gaddai

Antes de continuar os recomendamos coger el cofre que se encuentra detrás del hueco por el que sale la roca. Contiene un Escudo del viajero y tan solo tendremos  que dejar que la bola caiga, mientras esperamos en el pasillo intermedio que cruza la rampa. Una vez la bola haya superado nuestra posición, subimos el pequeño tramo de rampa y llegamos a la plataforma en la que se encuentra el cofre con el escudo.

Para bajar, solo debemos esperar a que caiga nuevamente la bola y seguirla. Ahora debemos regresar al pasillo que cruza la rampa y desde donde venimos, salir a nuestra derecha. Si no habéis subido a coger el cofre tendréis que salir por el hueco de la izquierda. Avanzamos por él y llegamos a una nueva plataforma donde vemos un martillo. Cogedlo porque va a ser útil ya que tiene más fuerza que cualquiera de las otras armas que llevamos, aunque podríamos realizar el siguiente cometido casi con cualquier arma. Si no tenéis sitio en la alforja, podéis descartar cualquiera de las armas (sobre todo ramas de arboles) que tengan un ataque menor.

Nos equipamos con el martillo que acabamos de encontrar y enfilamos el pasillo en el que hay una bola bloqueando el camino. Ahora debemos paralizar esta roca y golpearla con el martillo varia veces. Cuando se pase el efecto de la parálisis, la bola saldrá disparada y dejará el camino libre para llegar al altar donde recibiremos un nuevo símbolo de valía.

Santuario de Gaddai altar y Símbolo de valíaPor ultimo, cuando salgamos del Santuario podemos conseguir un Arco de viajero. Tan solo tenemos que acercarnos a la roca que se encuentra justo detrás de la entrada del Santuario, paralizarla, golpearla y abrir el cofre que encontraremos debajo.

Etiquetas

Isis Vecino

Periodista y ahora especialmente volcada en gaming y tecnología ¡Por fin!

Artículos relacionados